lunes, 9 de septiembre de 2013

EUROPA, SECRETOS REALES




El poder soberano de las familias reales de Europa puede ser una cosa del pasado, pero en el siglo XXI, los miembros de la realeza moderna continúan hechizando a los viajeros.


DINAMARCA, gran danés


Dinamarca alberga una de las más modernas familias reales de Europa. Seguir sus pasos es una manera entretenida para disfrutar de la tranquila ciudad de Copenhague.
En el pasado ser un monarca danés era sencillo. Uno debía luchar en un par de guerras, construir edificios impresionantes, casar a los niños con otros gobernantes europeos y luego pulir su legado histórico antes de tener la cita final con una lujosa tumba estatal.
Eso ya no ocurre más. En estos días, la realeza danesa contemporánea es infinitamente más sofisticada. La Reina Margrethe II, de 74 años, habla cinco idiomas europeos, crea el vestuario para el Ballet Nacional, es una artista consumada y ha ilustrado la versión danesa de Señor de los anillos (con la bendición de J. R. R. Tolkien). Ella no usa corona, ni se sienta en un trono ni invadir otros países.
"La Familia Real Danesa es muy moderna," dice Henrik Thierlein de Copenhague Maravilloso, la organización de Turismo de la ciudad. "Sin esfuerzo combinan vida contemporánea del siglo XXI con la gracia de ser de la familia real oficial". La Familia Real Danesa es la más antigua del mundo y pueden rastrear su linaje a Gorm el Viejo en el año 900 AD.

ESPAÑA, el reinado



Sucesivas monarquías españolas han dejado siempre una marca en Madrid. Desde la tradicional plaza mayor del siglo XVI de Felipe III a la alegría ilimitada del museo Reina Sofía, el sello real continúa definiendo el paisaje cultural de la capital.
El Palacio es la residencia estatal oficial de la familia real española y todavía proporciona un dramático telón de fondo a acontecimientos históricos.
En frente a la Plaza de Oriente y la estatua del Rey Felipe IV se ubican los ex cuarteles militares y  depósito de pólvora, mejor conocido hoy como el Teatro Real. Se completó en 1850 y su inauguración contó con la presencia de la Reina Isabel II, amante de la ópera. El teatro sigue gozando de patrocinio real regular.
Madrid goza de gran riqueza cultural. En el Prado se revela la historia de España a través de más de 1300 de las más grandes obras de arte en la tierra, incluyendo numerosos retratos reales. Allí se puede disfrutar desde el Tres de Mayo de Goya de 1808, pasando por obras maestras de  Hieronymous Bosch y Rubens hasta el legendario Las Meninas de Valàzquez que es tan  embriagador como una pincelada de El Greco.

REINO UNIDO, romance real

 
El príncipe William y Kate Middleton podrían haberse conocido mientras estudiaban en Escocia, pero fue en Londres que su final de cuento de hadas finalmente se hizo realidad.
Cuando el Príncipe William se dirigió a su nueva esposa en el balcón del Palacio de Buckingham en 2011 y dijo: “Te quiero. Un beso más” era el típico final de cuento de fueron felices y comieron  perdices, la concreción de un romance real que verdaderamente había cautivado al mundo.
Hoy esa magia real sigue hechizando a los visitantes que llegan a la capital del Reino Unido. Cientos de turistas se amontonan en las puertas doradas del Palacio de Buckingham para fotografiar el balcón que se hizo famoso por ser donde tuvo lugar el beso de bodas de esa tímida maestra de 19 años de edad, Lady Diana Spencer y su nuevo marido de 32 años, príncipe Charles en 1981.
Treinta años más tarde más de 2 billones de personas sintonizaron para ver por tv la boda de su hijo mayor y más de 1 millón salieron a las calles hacia el Palacio de Buckingham.